sábado, 14 de julio de 2012

PROTECCION PARA VIAJES


Nos encomendamos especialmente a San Cipriano cuando nos vamos de viaje y para evitar los peligros que nos acechan. Es una oración muy breve, sencilla y fácil de aprender:

“En el nombre de Dios, yo te invoco, San Cipriano. No dejes que el peligro me aceche, y aleja de mí y de los míos el daño que pueda sobrevenir. Guíame con cariño y prudencia en mis viajes, y que siempre llegue a buen puerto. Amen”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario