viernes, 27 de julio de 2012

HECHIZOS DE AMOR CASEROS

Hechizos de Amor



Los perfumes son otra alternativa para atraer al amante y a su vez aminorar los efectos de la envidia. Se debe triturar en un mortero pequeño de porcelana, que puede ser reemplazado por un plato hondo o una fuente, tres granos de sal gruesa, una cucharadita de almizcle, un trozo de madera de sándalo, pétalos de rosa y de flor de naranjo. Mientras se realiza esto, se debe pedir al Señor de los Cielos que bendiga esta preparación. Luego debemos formar una pasta, agregándole de a poco el alcohol. Esta preparación se debe dejar toda la noche a la luz de la Luna, pudiendo utilizarla recién a la noche siguiente. Este perfume debe ser colocado detrás de las orejas, detrás de las rodillas, en cada sien, en la ingle y en el ombligo.

Para atraer al ser amado

Necesitamos una rosa roja, una rosa y una blanca, un libro de poemas de amor y un pañuelo de color blanco. Primero debemos sacarle ocho pétalos a cada rosa. Mientras comenzamos a leer el libro de poemas, iremos colocando entre las hojas, los veinticuatro pétalos de rosa que hemos sacado. Una vez terminado, hay que cerrar el libro y guardarlo hasta la siguiente Luna llena. La noche en que la Luna este más brillante, debemos extender el pañuelo blanco en el que depositaremos todos los pétalos guardados en el libro, y a continuación procederemos a triturarlos con la mano del corazón, la izquierda, mientras pensamos en ese gran amor que deseamos conquistar. Una vez que hayamos hecho polvo los pétalos, se debe atar el pañuelo, tomando primero dos de las puntas opuestas y luego las otra dos, de manera tal que quede como una pequeña bolsita. Luego con la mano de la bondad, la derecha, la apretaremos muy fuerte sobre nuestro corazón, a la vez que decimos en voz alta lo que sentimos y lo que queremos. Terminado este procedimiento debemos esparcir los pétalos triturados en los bolsillos, zapatos o alrededor del ser amado. De ninguna manera se lo debe mezcla con la bebida, ya que la ingesta puede provocar el rechazo de quien deseamos reconquistar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario