sábado, 14 de julio de 2012

LOS SIETE ARCANGELES


Cuando se formo la creación: De la Luz emergieron Siete Espíritus Celestes, los Arcángeles, y el Creador distribuyó los dones o atributos divinos a cada uno de ellos.
Al principio de los tiempos cuando la oscuridad cedió a la luz y la energía prístina emergió el Universo. También emergieron siete puntos brillantes que crecían en intensidad y resplandor. Eran seres bellísimos, de una belleza sin igual, irradiaban gran luminosidad, sus cuerpos formados por la esencia de Dios, sus rostros emanaban amor sublime, y de sus ojos brotaban destellos de devoción, cantaban alabanzas al Creador, los seres de luz estaban frente a la fuente de la Creación.
Dios los observó y se complació de su creación, y los llamó Arcángeles y a cada uno de ellos le otorgó la tarea de asistir a la humanidad en su camino evolutivo.
Cada Espíritu Celeste dio un paso adelante para recibir el atributo que Dios le había asignado:

MIGUEL “Quien como Dios” (Príncipe de los Arcángeles)
“Eres el primero y más poderoso de mis ángeles. Recibe la justicia y el poder de proteger a mis criaturas humanas. Eres el guardián de la fe, la armonía, la cooperación para el bienestar de la humanidad. Tu misión es implantar la luz en el corazón de la humanidad, desterrando la oscuridad, la ignorancia, el miedo y la duda.Serás el primero de mis Arcángeles en llegar a la mente humana con mi ideal de amor divino, tu vida es la acción, y la única acción que te impongo, es la de proteger Mi Creación. Para que trabajes eficazmente, te doy la virtud de la protección y la liberación”. Miguel alabó a Dios y se retiró a cumplir su misión.

El primer Domingo de cada mes, a las 10:00 de la mañana, el Arcángel Miguel está más cercano a nosotros.
Estación del año: Fin del Invierno.
Gobierna el Este y protege el Norte, la noche y los sueños.
Virtudes: La voluntad de Dios, el bien, la bondad, la fe, el poder, la fuerza, la protección y el equilibrio.
La presencia de este Arcángel se puede invocar en un momento de decisión importante, falta de iniciativa para comenzar algo nuevo, necesidad de protección en cualquier orden.


JOFIEL “Belleza de Dios”
“Te doy la misión de mostrar mi creación al mundo con todo su esplendor. Eres el Ángel de la inspiración y la Sabiduría Divina, para tener una visión clara de la vida humana y su misión ante Dios. Mi idea es que analices todo aquello que ha hecho el ser humano con Mi Creación examines con agudeza sus caminos y lo ayudes a reconocer sus aciertos y sus errores, para que mi Creación pueda perfeccionarse a través de ti. Para cumplir tu misión te concedo el don de la sabiduría y la iluminación”. Jofiel cantó alabanzas al Creador y se alejo a cumplir su misión.

Virtudes: La sabiduría divina, iluminación, apertura mental para encarar problemas cotidianos y penetrar en lo más profundo de la conciencia humana, haciendo con su luz, poder ver más allá donde la oscuridad no permite ver.


CHAMUEL “El que ve a Dios”
“Te doy una tarea difícil, la misión del servicio, para que el ser humano recuerde sus deberes con los demás y con Dios. Tu tarea no es sencilla, pues sentirás la responsabilidad de todo el mal del mundo. Por eso te pondré donde existe la discordia, desamor, incomprensión. Para cumplir con tu misión te doy el don del amor divino, para que esparzas abundantemente por todos los oscuros rincones del mundo, aportándole luz y amor”. Chamuel resplandeció de amor divino y se retiró a cumplir su misión.

Estación del año: Otoño.
Virtudes: Están ligadas al amor, adoración, riquezas. En el amor comprende todo lo relacionado con la trascendencia, el amor a una persona, el amor a Dios que a través de él amamos al prójimo.


GABRIEL “Dios es mi Poder”
“Te doy la misión de anunciar mi Plan Divino de la Creación al mundo. Eres mi amado Ángel que anuncia mis designios y el propósito de la vida humana. Te doy el conocimiento sin fronteras. Mi idea es que muestres mi grandeza, para que aquellos que vean, piensen y sientan puedan desarrollar la plenitud interior. Para que lo cumplas, te concedo el don de la pureza”. Gabriel se iluminó con la luz blanca de la pureza y se alejó para realizar su misión.

Gobierna el Norte y protege el Sur.
Estación del año: Final del Verano.
Virtudes: La pureza, la resurrección la ascensión.
Se torna necesaria su invocación en momentos de gran abatimiento, en los estados depresivos, por las personas que en algún momento de gran necesidad espiritual se sienten muy alejadas de la gran sabiduría divina y del amor que Dios les envía en ese y en todos los momentos de su vida. Al invocar su presencia hace que esas personas adquieran una elevación espiritual de tal magnitud, que se sientan más cerca de Dios.


RAFAEL “Dios ha sanado”
“Te doy el poder de curar las enfermedades y de enseñar a la humanidad, que la enfermedad es un accidente en su proceso evolutivo, ya que ella es perfecta en su esencia. Poseerás la habilidad de conocer el cuerpo y la mente humana. Mediante tu habilidad de sanar, le darás esperanzas a la humanidad y a través de la esperanza lograrás que miren hacia mi Creación. Te doy el don de la curación y la fortaleza, a fin de que puedas seguir sirviendo a la humanidad allí donde se te necesite”. Rafael se postró ante Dios aceptando su designación luego se alejo para cumplir su misión.

Virtudes: La verdad, la sanidad, la consagración de todo lo que crece en forma correcta.
Gobierna y protege el Oeste, el crepúsculo, la noche, el Otoño.
Representa la Primavera.
Se invoca este arcángel para la curación de enfermedades, tanto espiritual, física o mental y para la sanación de nuestro planeta. En los momentos en los cuales hace falta vencer la falsedad derrotando a una mentira.


URIEL “Fuego de Dios”
“Te doy el poder de conseguir todo de la Creación. Tu tarea es grande y requiere de paciencia y serenidad, deberás repartir los dones espirituales por igual. Esta tarea no es sencilla, pues deberás enfrentar las almas de los pecadores y recompensar a los justos. Le abrirás la visión a los seres humanos, para que puedan ver la provisión de Dios, la fuente de abundancia divina que comprendan que al acercarse a Dios y a sus Ángeles nada le faltará. Para que puedas mostrar la grandeza de la creación te doy el don de la provisión”. Uriel elevó una plegaria a Dios y se alejó para realizar su misión.

Estación del año: Fin del Otoño.
Virtudes: Paz, armonía, provisión, curación y gracia.
Gobierna el Sur y protege el Este, el Sol que nace, todo aquello que se inicia, la Primavera y a los seres humanos.
Representa: Las ciencias, la política, la economía, el trabajo y las organizaciones.


ZADQUIEL “Justicia de Dios”
“Te doy la tarea más difícil. Te pido que enseñes a los seres humanos la misericordia y la justicia divina. Tu trabajo no es simple ya que deberás luchar contra la incomprensión de los seres humanos por mi Creación, pero encontrarás muchos seres que aspiran a comprender la razón de Mi Creación y se aproximaran pidiéndote ayuda, esta es la misión, hacer que el ser humano empiece a ser conciente de Mi Creación. Por eso te doy el don de la transmutación, para que ayudes a la humanidad a acercarse a la Fuente Divina”. Zadquiel, se postró ante Dios y se alejo a cumplir su misión.

Virtudes: La transmutación, el perdón, la compasión, la misericordia. Se lo invoca cuando se hace necesario un cambio, lo negativo por lo positivo. Cuando una circunstancia es adversa, hacerla rotar cuando en determinada ocasión se siente con los limites muy cercanos en los cuales se siente encerrado en si mismo, sin poder ver más allá de la razón consciente. Este arcángel obra de una manera maravillosa con sus amigos. Su invocación se hace posible con la apertura de los sentimientos hacia la sabiduría divina.


Dios en su infinito amor, miró partir a los Siete Arcángeles, cada uno llevaba una parte del Ideal Divino. Cada uno de los Arcángeles posee un atributo, una cualidad de Dios, cada uno es un sendero que nos lleva a la meta divina. Pero para alcanzar la meta debemos pasar por los siete senderos, debemos realizar cada atributo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario