sábado, 14 de julio de 2012

LAMPARAS DE SAL DEL HIMALAYA



La Luz de la Armonía - Beneficio, Belleza y Salud Natural para nuestro Cuerpo y Espíritu
La sal ha sido a lo largo de la historia del hombre, símbolo de riqueza y prosperidad. En muchos sentidos, la humanidad la ha reconocido siempre como elemento fundamental, tanto en su devenir material como espiritual. Sin embargo, muchas de sus propiedades y aplicaciones fueron desconocidas para la humanidad, hasta bien entrado el siglo XX. La sal es un emisor natural de iones negativos, se encuentra presente en varios lugares de la tierra y es utilizada como elemento de sanación y armonización de los ambientes.
Hace más de 400 años, en Europa Central, los habitantes más humildes alumbraban y adornaban sus hogares con lámparas de sal, sin imaginar los beneficios que obtenían para su salud de esos hermosos y sencillos ingenios. Para ellos, sólo constituían una simple forma de encerrar la luz de sus velas, destacando una parte de su espectro lumínico.
Las piedras de sal tienen su origen en los primeros instantes del nacimiento de nuestro planeta. Ya existían en el océano primario que cubría en su origen la superficie de la Tierra. Allí donde el agua era menos profunda y donde el Sol la evaporaba, quedó la sal en forma de pequeños granos o cristales. Con el transcurso del tiempo, los sedimentos de sal llegaron a tener un espesor de cientos de metros. Poco a poco, el viento los fue cubriendo de polvo y tierra y los movimientos sísmicos los sepultaron bajo piedras y rocas. Por eso esta sal se encuentra atesorada en el interior de moles de gigantesco tamaño que deben ser taladradas para extraer su precioso contenido. La sal obtenida se emplea para uso doméstico o fines industriales, pero de las piedras sueltas se seleccionan las más hermosas a causa de su colorido o tamaño y con ellas se elaboran las lámparas de sal, empleando estos sedimentos de sal natural cristalizada en esas minas formadas a lo largo de 250 millones de años y que son muy anteriores a la aparición del hombre sobre la Tierra. Durante su extracción se prohíbe el uso de explosivos, para no dañar las características del cristal. Las lámparas de sal están hechas de cristal de sal, extraídas de minas de sal en las montañas del Himalaya, de una de las regiones más tranquilas del mundo. Cada lámpara es un ejemplar único que varía ligeramente de las demás en su tonalidad y forma, son creadas artesanalmente perforando una piedra de sal, en la que se introduce una lámpara incandescente de manera que, al calentarse por efecto de la lamparita instalada en su interior, emite iones negativos beneficiosos para el ser humano y gracias a las propiedades ópticas del mineral, se ilumina en su totalidad multiplicando el efecto de la sal.
El calor y la luz emitidos por la lamparita que contiene una lámpara de sal, incrementa las emisiones de iones al excitar las moléculas de sal, confiriéndole además un halo de energía muy especial, que de la lámpara encendida se desprende. Esta energía se percibe de inmediato y se complementa con su coloración naranja, que armoniza nuestros sentidos y nos relaja. Por este motivo es un elemento ideal para ser introducido en ambientes saturados por iones positivos (aunque negativos para la salud), ya que es un armonizador (ionizador natural) del entorno purificando el ambiente donde se encuentra y contribuyendo a limpiarlo de influencias y energías negativas. El aire que respiramos se satura de todo tipo de elementos nocivos para la salud, pero con la lámpara de sal se puede conseguir una atmósfera sana, agradable y una calidez muy confortable en la casa, oficina o comercio. Nuestra salud física y mental está influenciada entre otras cosas por la correcta ionización de nuestro entorno.
Invaluable por sus propiedades físico-químicas, la sal en la forma de lámparas de sal, constituye un objeto decorativo de singular belleza, tanto por su originalidad como por su versatilidad, adaptándose a cualquier estilo o tipo de decoración. Simples y sencillas en su diseño natural, se insertan perfectamente tanto en el diseño más minimalista, como en el más elaborado. No son sólo un objeto bellísimo sino además saludable.
Los colores de las lámparas pueden variar desde el casi blanco, pasando por el rosa claro, salmón, durazno, naranja y llegando al rojo anaranjado. Las variaciones en la coloración de los cristales de sal reflejan las diferentes composiciones del mar u océano del que provenga dicho yacimiento. La coloración naranja, se origina por su contaminación con óxido de hierro, presente en algunas minas de las que se extrae el cristal de sal. Y de naranja se viste la armonía, el amor y la cordialidad. De naranja se viste el espíritu en paz consigo mismo. Dejarse acompañar de un elemento tan simple, pero a la vez tan especial, es una experiencia que jamás podrían imaginar. La luz de la lámpara crea una atmósfera tenue, calida y muy apacible, dando claridad en los espacios, y creando un efecto positivo en la mente. La sal con la que están fabricadas estas lámparas contiene casi todos los oligoelementos (en particular destaca su alto contenido en yodo) de los cuales depende el buen funcionamiento del organismo. El yodo enriquece el ambiente con iones negativos, equilibrando así el exceso de iones positivos perjudiciales para la salud. Debido a su composición química, las lámparas de sal son una fuente excelente de iones negativos para quienes pasamos nuestra vida bajo el “bombardeo” constante de iones positivos que producen diversos artefactos, como radios, televisores, celulares, microondas, equipos de música, computadoras, etc...., se deben colocar cerca de ellos para conseguir mejores efectos, ya que absorben y neutralizan el exceso de ondas electromagnéticas emitidas. En la habitación en donde se encuentre prendida una lámpara de sal se crea un microclima, similar al aire resultante a una lluvia de primavera. Por tal motivo resultan ideales para habitaciones con niños, personas enfermas, asmáticas y alérgicas. Recomendada por especialistas en cromoterapia por su emisión de luz anaranjada, beneficiosa para relajar tensiones y contribuir a crear un ambiente distendido y agradable.

La Magia de la Luz y los Colores de las Lámparas de Sal, Regalos para nuestra Salud
Nuestra salud física y mental está influenciada entre otras cosas, por la correcta ionización del ambiente en que vivimos, hoy existen más fuentes de iones positivos que en el pasado, creando un desequilibrio eléctrico, para comprenderlo sólo debemos recordar cuánto cambian nuestros sentimientos en un clima de montaña o en medio de un bosque, lugares donde se concentra una gran cantidad de iones negativos, motivo más que importante para tratar de solucionar esos trastornos ionizando el aire.
Según la antiquísima sabiduría del Feng-Shui, el arte milenario chino que estudia la armonía entre la luz, los colores, la simetría y la distribución de los espacios, la luz disuelve las energías negativas y atrae la fuerza vital, la alegría y la salud. En el interior de las casas las energías positivas tienden a estancarse y la iluminación se convierte entonces en un factor clave para mantener el bienestar físico y psíquico de todos los habitantes del hogar, incluidos los animales y las plantas. Los preceptos del Feng-Shui recomiendan distribuir lámparas por todos los rincones oscuros para reforzar el Chi, la fuerza vital que está presente en el Universo y en todos los seres vivos.
Una de las mejores formas de intensificar esta energía vital es utilizar lámparas de sal, una combinación casi mágica de luz y color que equilibra el exceso de iones positivos perjudiciales para la salud gracias a la presencia del yodo salino, que enriquece el ambiente con iones negativos.

La Ionización de Nuestro Ambiente y sus Efectos Curativos
La calidad del aire que respiramos es esencial para nuestra salud y bienestar. No sólo nos mantiene vivos, sino que también nos permite pensar más claramente, que durmamos más a fondo y que permanezcamos sanos. Es muy poco sabida la importancia que reviste para la calidad del aire que respiramos, un correcto equilibrio iónico. Los estudios demuestran que recibimos el 56% de nuestra energía del aire que respiramos, más que del agua y de los alimentos combinados. La intoxicación debida al excesivo número de iones positivos en el aire, puede considerarse como causa de debilidad, ansiedad, depresión, migraña, fatiga, irritación, falta de concentración, insomnio y enfermedades del sistema respiratorio que muchos sufrimos.
Los estudios científicos demuestran que las lámparas de sal pueden aumentar la cuenta de iones negativos hasta en un 300%. En la naturaleza los iones negativos se originan por medio del viento, la luz del sol, la resaca de las cascadas, las tempestades o la lluvia. En el aire fresco encontramos hasta 4.000 iones negativos por centímetro cúbico, el tamaño de un cubo de azúcar. Cerca de una cascada pueden ser encontrados hasta 10.000 iones negativos, mientras que en las grandes ciudades el número de iones negativos no alcanza a superar los 100 por centímetro cúbico. Un aumento de entre el 10% y 20% de la proporción de los aniones (iones negativos) comienza a producir cambios significativos en la calidad del aire, eliminando partículas en suspensión y microorganismos, como bacterias y ácaros, responsables de gripes y trastornos de salud en general. Favorece la secreción de melatonina que es la responsable del sueño y de la regeneración celular. También se ha podido comprobar, que disminuye ostensiblemente el tiempo en la sanación de quemaduras en la piel, regula el nivel de serotoninas en el torrente sanguíneo, reduce la severidad de los ataques de asma, mejora el rendimiento de nuestro sistema inmunológico, mejora nuestra concentración y aumenta nuestra capacidad respiratoria. Estas consideraciones científicas deben ser tomadas en cuenta por todos los que vivimos en ciudades superpobladas y llenas de elementos contaminantes. Una forma efectiva de conseguir incrementar el número de iones negativos en nuestro hogar es simplemente instalando una Lámpara de Sal que ayudara a reducir perceptiblemente los agentes contaminadores del aire, mejorando el balance en la polaridad del aire que respiramos, lo que transfiere una frescura vivificante. Seria como encontrarnos en las cercanías de una cascada de agua resultando fácil respirar y sintiendo una sensación de completo relax, que no solo se produce como efecto del entorno, sino también como producto de la pureza del aire ionizado que la cascada genera. Las emanaciones de la lámpara de sal actúan sobre diferentes sistemas de nuestro organismo. En el sistema circulatorio, la sangre que es el medio de transporte que lleva oxígeno y sustancias nutritivas a cada una de las células del cuerpo a través de las arterias, reforzando las defensas, purificando la sangre y evitando infecciones. Cuando el cuerpo reacciona violentamente contra el polen, el polvo, determinados alimentos o sustancias nocivas del medio ambiente, se producen las alergias; los iones negativos pueden aliviarlas y también mejoran los síntomas de enfermedades como el asma y la bronquitis. El reumatismo, los dolores de las articulaciones, los estados de nerviosismo y las molestias digestivas son trastornos cuyos síntomas evolucionan más favorablemente si el ambiente en el que vive el paciente está cargado de iones negativos.

¿Existen diferentes Tipos de Sal para fabricar las Lámparas?
Los tipos de sal que se usan para fabricar estas obras de arte son de diversos tipos y se diferencian en color, luminosidad, conformación estética entre otros. Cada una tiene una técnica de corte o forma de trabajo con diferentes características. Entre los tipos de sal con que son fabricadas las lámparas podemos encontrar de litio, selenita, halita, colpa común blanca, roja, amarilla...

¿De dónde vienen las Lámparas de Sal?
Hay lámparas de cristal de sal que provienen de diferentes partes del mundo. Pero hay sólo dos regiones principales de las cuales las lámparas de sal vienen. Uno es en Polonia y el otro es en el Himalaya con minas de sal en Pakistán o India.

¿Las Lámparas de Sal reducen su tamaño o pierden su efecto de ionización con el tiempo?
No, los cristales de sal nunca reducen en el tamaño, ni pierden su efecto de ionización. Mientras se las guarden lejos del agua, siempre permanecerán igual. El efecto de ionización ocurre en el nivel molecular y no implica la pérdida de la masa del cristal de sal.

¿De qué tamaño debe ser la Lámpara de Sal para dar los mejores resultados de ionización?
La regla básica es, el cuarto más grande la lámpara más grande o pocas lámparas más pequeñas colocadas estratégicamente alrededor del cuarto. Yo les recomiendo que compren lo que ustedes sientan que trabajara mejor para ustedes o porque les gusta la belleza de una lámpara en particular y desean tenerla.

¿Debo tener algún cuidado especial con la Lámpara de Sal?
Si, las lámparas de sal necesitan algunos cuidados especiales. No deben sumergirse en la pileta, ni limpiarse con un trapo húmedo, pues la sal podría disolverse. Por el mismo motivo, no deben dejarse durante mucho tiempo al aire libre, junto a una ventana abierta o en una habitación húmeda. Se deben mantener a una distancia prudencial de las fuentes de agua y de las plantas que precisen un riego regular. Para su mantenimiento basta simplemente con limpiarla con un cepillo o un paño seco.

Beneficios y Efectos de las Lámparas de Sal
En un ambiente carente de iones negativos la vida muere lentamente. Por esto es importante tratar de solucionar esos trastornos ionizando el aire. Ya vimos que una de las formas más innovadoras y efectivas para lograrlo está representada en la Lámpara de Sal, aunque no es un “dispositivo medico”. Aunque pueden ser usadas solo como un objeto decorativo en los hogares y ambientes, también debemos recordar que son armonizadores del entorno que limpian el aire y lo purifican, gracias a la emisión de los iones negativos (las "vitaminas del aire") equilibrando el entorno en el que se encuentran y reduciendo perceptiblemente los agentes contaminadores interiores del aire, consiguiendo así una atmósfera sana en la casa neutralizando los iones nocivos que emiten los electrodomésticos en general. Todos emanan iones positivos que desequilibran el ambiente natural, produciendo alteraciones en el sistema nervioso de las personas, ocasionando fatiga, pesadez, dificultad respiratoria, alergias y demás efectos nocivos a la salud física y espiritual del ser humano. Los iones negativos son ventajosos y pueden proporcionar una mejoría de alergias, dolores de cabeza y jaqueca, reduce la severidad de los ataques del asma, pueden realzar el sistema inmune, aumentar la productividad en el trabajo, fortalecer la concentración, aumentar la capacidad pulmonar, y reducir la susceptibilidad a la gripe.
El hermoso y rico color anaranjado de las lámparas de sal en cromoterapia, representa al corazón, la calidez y el confort. La cromoterapia utiliza sus cualidades para realzar el bienestar y el equilibrio emocionales con resultados sorprendentemente positivos, sosteniendo que la luz naranja estimula la creatividad, posee efectos dinamizantes y relajantes sobre los seres humanos. Mientras que la luz blanca refuerza la concentración y ayuda en la claridad de ideas, la lámpara crea una atmósfera tenue y muy apacible, consigue a la vez un ambiente equilibrado, agradable y natural, nos transmite sensaciones de bienestar y favorecen su entorno logrando un beneficioso efecto sobre nuestro estado físico y afectivo. Representando así la energía de la naturaleza.
Veamos un listado con algunos beneficios que nos otorgan las lámparas de sal:
* Llenan la habitación de energía positiva
* Iluminan con una relajante luz rosa o naranja
* Excelentes para la relajación
* Ideales para decorar, iluminar y armonizar los rincones perdidos donde se estanca la energía
* Como lámpara atractiva y hermosa
* Pueden usarse como luz de noche
* Son regalos originales que llaman la atención
* Ayudan a conciliar el sueño y combaten el insomnio
* Reducen la sensación de fatiga y stress
* Ayudan a mejorar la concentración y alejan la depresión
* Equilibran el ritmo cardiaco y respiratorio
* Mejoran alergias, asma y otros problemas respiratorios

No hay comentarios:

Publicar un comentario