sábado, 14 de julio de 2012

Armonización con Cuencos Tibetanos



"Nada esta inmóvil; todo se mueve; todo vibra". - El Kybalion

** Este principio encierra la verdad de que hay siempre una cierta correspondencia entre las leyes y los fenómenos de los varios estados del ser humano y la vida; todo está en movimiento, nada permanece inmóvil. Todo lo que existe en el Universo vibra, y nosotros, vibramos también dentro de esa gran sinfonía universal. Este principio es de aplicación universal en los diversos planos, mental, material o espiritual del Cosmos, es una ley universal.

La armonización consiste en la Alineación de los Chakras y un Masaje Vibracional sobre el cuerpo físico y sutil. Se realiza para ayudarnos a integrar nuestros cuerpos físico, espiritual, mental y emocional para conectarnos con nuestro ser interno.
Los cuencos son apoyados sobre y al costado del cuerpo, emitiendo una suave melodía y una profunda vibración, brindándonos un agradable estado de relajación y serenidad, aumentando nuestra energía vital; propiciando experiencias de autoconocimiento, bienestar y profunda paz interior.
Es un momento de encuentro de noventa minutos (cada sesión), con el sonido de cuencos tibetanos; junto a la energía que emana de la relajación profunda y el abrazo de suaves aromas de aceites esenciales, sahumerios o velas; que te brinda la oportunidad de detenerte, relajarte y redescubrirte para continuar…recibirás una sinfonía de sonidos, cuyos tonos armónicos trabajan a nivel celular, liberando antiguas memorias impresas en nuestras células, posibilitándonos crear nuevos comportamientos más afines con nuestro presente. Para enriquecer nuestro aquí y ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario