sábado, 14 de julio de 2012

Las Esferas Chinas o Esferas con Sonido



Son algo más que objetos de adorno. Sirven para relajarse, aumentan la concentración e incluso ayudan a meditar. Si aprenden a utilizarlas, pueden convertirse en un aliado imprescindible para tomar un respiro relajante en el trabajo, en casa o incluso en un viaje.
Son unas esferas de metal, piedra, acero inoxidable o jade, un poco más grandes que las pelotas de golf, que se hacen girar normalmente, de dos en dos, sobre la palma de la mano. Las bolas a veces tienen campanillas en su interior y producen sonidos musicales cuando se hacen girar.
Según la medicina tradicional china, la enfermedad está causada por un bloqueo del flujo energético “chi”, que fluye por senderos del cuerpo. A lo largo de estos senderos hay puntos de acupuntura que conectan con órganos específicos del organismo. La mano es una de las partes del cuerpo que más concentración tiene de esos puntos. Cuando las bolas giran sobre la mano, estimulan los puntos, activando el chi para que fluya a través del cuerpo.
Las esferas chinas, por su conformación, representan el Universo. Las figuras pintadas en ellas asumen los principios del Yin y el Yang (lo negativo y lo positivo, el bien y el mal, día y noche), en suma: la totalidad que los contiene.
Su popularidad proviene de los varios siglos que hace se viene utilizando en China, con fines terapéuticos. Haciéndolas rodar allí donde hubiere dolor: en hombros, cuello, columna vertebral, plantas del pie, o en las palmas de la mano para activar importantes centros energéticos que allí se encuentran.

* Benefician el sistema nervioso
* Mejoran la memoria
* Estimulan la circulación
* Relajan los músculos
* Benefician los pulmones
* Activan los vasos linfáticos
* Flexibilizan las articulaciones
* Actúan como si fueran pequeñas pesas, entrenando y fortaleciendo los músculos
* Con el uso continuado desaparece el dolor del cuello y el cansancio de las piernas
* Calmantes y relajantes
* Recomendadas para ancianos
* En niños mejora la coordinación y concentración
* Estimula la actividad de los hemisferios cerebrales
* Su sonido equilibra a través del oído

Haciendo girar las esferas en la palma de la mano, damos un masaje a todos los órganos del cuerpo. Por eso se obtiene mejoría en casos de dolor de estomago, alta presión sanguínea, trastornos del corazón, problemas intestinales, nerviosismo.
Su uso prolongado equilibra el sistema nervioso, flexibiliza las articulaciones, mejora la actividad cerebral, aumenta la memoria y alivia la fatiga.

Como usarlas:
Hay que practicar con las bolas varias veces al día, 3 minutos con cada mano. El ejercicio básico consiste en girar dos de ellas en una mano en un movimiento rotatorio horizontal, primero a la izquierda y luego a la derecha, antes de pasarlas a la otra mano. Al mismo tiempo que se hacen girar, hay que relajarse y respirar uniforme y profundamente. Esta práctica puede ser una forma de meditación si uno se concentra en la respiración y vacía su mente de cualquier pensamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario